Menu
Lecturas y Reflexiones

Promoviendo la originalidad en los demás

Ver parte 1

Volviendo a la pregunta “¿qué hicimos la última vez que tuvimos una idea original?” Es importante que recordemos que, una cosa es la idea; otra la ejecución.

Podemos tener muchas ideas novedosas, pero el hacerlas exitosas va más allá de la emoción que generan. Es entonces donde se vuelve importante centrarse en la ejecución y mostrar entusiasmo a través de nuestras acciones.

Muchas veces, cuando nos decidimos a trabajar por un objetivo, es la brecha entre dónde estamos y dónde aspiramos a estar lo que enciende el fuego en nosotros. Si nos damos a conocer como alguien que cumple, hace su trabajo y lo hace bien, vamos a generar respeto. Es algo que podemos decir que pasa “automáticamente”.

Esto aplica a nivel persona y profesional, y tiene aun mas peso si tenemos posiciones de liderazgo.

En el trabajo, el sentido de compromiso de los miembros de un equipo depende más del jefe directo que de cualquier otra persona. Cuando el jefe apoya y da espacio a que las personas expresen sus puntos de vista, el vínculo de un colaborador con la organización se fortalece. Mas aun, cuando hay un vinculo fuerte con los colegas y la organización, es difícil que las personas se imaginen trabajando en otro lugar.

Las grandes empresas con culturas fuertes pueden volverse muy cerradas, constándoles más reconocer la necesidad de un cambio y resistiendo – a veces – a las ideas de los miembros que piensen de manera diferente. Si se contrata a personas que se ajustan a la cultura actual, la organización terminará con personas que refuercen, en lugar de desafiar, la perspectiva de los demás.

Tener puntos de vista diferentes, así sea en minoría, es importante ya que estimula la atención y los pensamientos distintos en las personas involucradas. Las opiniones discrepantes son útiles, aun cuando son equivocadas.

Procuremos promover la expresión de ideas, puntos de vista, diferencias de opinión y sugerencias en nuestros círculos. Valoremos la oportunidad de mejora, compromiso, eficiencia y ejecución que hay en esto.

Los grandes líderes no se detienen al introducir ideas originales en el mundo, sino que crean culturas que promueven la originalidad en los demás.” – Adam Grant

 

María José Castro Sobre Mi

Por los últimos años me he desempeñado en posiciones de liderazgo en la industria de la hotelería boutique de lujo. Cuento con un entendimiento importante del valor de la satisfacción de las necesidades del cliente, experiencia en la gestión de equipos multifuncionales a nivel nacional e internacional, con un fuerte enfoque en el desarrollo de estrategias, trabajo colaborativo, servicio y resultados.

Sin comentarios

    Escribir Comentario